Seguridad, Sociedad, Últimas noticias

Tensión por la situación de inmigrantes venezolanos en la frontera con Brasil

tension-por-la-situacion-de-inmigrantes-venezolanos-en-la-frontera-con-brasil

El pasado fin de semana en el estado de Roraima, al norte de Brasil, más precisamente en la ciudad de Pacaraima se produjeron enfrentamientos entre pobladores locales y unos 2.000 inmigrantes venezolanos.

Según testigos, los pobladores forzaron a los venezolanos a cruzar la frontera, luego de destruirles el campamento y las pertenencias. El ataque se produjo luego de una protesta por un comerciante  brasileño que fue asaltado.

Inmigrantes

Pacaraima es una ciudad brasileña fronteriza con Venezuela que está recibiendo un enorme flujo de personas desde aquel país. Se calcula que llegan aproximadamente 500 inmigrantes por día, escapando de la pobreza y la escasez de alimentos.

De acuerdo con las expresiones del sacerdote que dirige la parroquia local, Jesús de Bobadilla, Pacaraima “era una ciudad pacífica que sufrió una metamorfosis”.

El clérigo expresa que en la parroquia ofrecen 1.700 cafés con leche y un pan diariamente, “muchas personas dicen que es el único alimento que se llevan a la boca durante todo el día”.

Enfrentamientos

A causa de la falta de infraestructura para albergar a los inmigrantes que llegan a diario, así como la dificultad de las autoridades para lidiar con la crisis, la población local se está enfrentando a los recién llegados.

Según lo que expresa Bobadilla y otros habitantes de la zona, el temor creciente es que surjan y crezcan los hechos de violencia.

“Esto era un volcán que no aguantaba más y entró en erupción”, dice el padre Jesús sobre las protestas del pasado sábado.

Condiciones

Pacaraima es una localidad de 10.000 habitantes. Sin embargo, debido a la ola migratoria, entre 3.000 y 4.000 personas están viviendo en las calles, sin baño, sin empleo y sin alimentos.

“No justifico la reacción de los brasileños, la xenofobia fue creciendo, pero hay mucho miedo a la violencia y al temor a ser robado. El pueblo está resentido”, dijo Bobadilla.

Calma

Posteriormente a los enfrentamientos del sábado, Pacaraima volvió  a la calma.Alrededor de 1.200 migrantes volvieron a cruzar la frontera hacia Venezuela.

Sin embargo, la tensión parece continuar en el estado de Roraima y sus habitantes temen que los episodios de violencia se repitan. “La ciudad vive un colapso, hay un ambiente tenso, es una incógnita lo que va a suceder ahora. Con la difícil situación de Venezuela, con certeza la gente va a seguir viniendo (a Brasil)”, sostiene el sacerdote en una entrevista para BBC Mundo.

Pobreza

Lourival Ferreira es el presidente del Sindicato de Trabajadores de la Construcción Civil en Boa Vista. Según su opinión, “el gran problema es el empleo, que no hay ni para brasileños ni para venezolanos. La gente llega de Venezuela y se queda deambulando. El hambre duele y tienen que salir a pedir dinero.”

“Aquellos que se quedan en Pacaraima son los de clase más precarizada de venezolanos, que ni siquiera consiguen dinero para venir a Boa Vista, que está a unos 200 kilómetros de distancia”.

Esta ciudad, cuyo índice de desarrollo humano es el peor al de la media brasileña, ya vivía un intenso tránsito de personas antes de la crisis venezolana. Ahora, ante la poca actividad productiva es común el contrabando de combustible, la prostitución y el trabajo esclavo.

(Fotos: BBCMundo,BBCMundo;BBCMundo,BBCMundo)

 

 

0 Comments
Compartir

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.