Opinión

Nito Cortizo y el triunfo de la No Reelección en Panamá

nito-cortizo-y-el-triunfo-de-la-no-reeleccion-en-panama

Las elecciones del 5 de mayo en Panamá dejaron muchos aspectos servidos para analizar. Lo más destacable son dos grandes hechos. El primero, un apretado triunfo del nuevo presidente, Laurentino Cortizo. El segundo, el significativo éxito del movimiento por la No Reelección en el país centroamericano.

También son notables otros aspectos. Por ejemplo, que Panamá sigue reafirmando su tradición de país activo en la democracia. Como es usual, la mayoría de los panameños salieron a votar. El 73 % de los habilitados para sufragar fueron a las urnas. Hubo solo un pequeño descenso del 3 % frente a las pasadas elecciones.

Así mismo, se ratificó la tradición de que nunca gana un candidato del partido de gobierno. Esto es efecto, en parte, del desgaste natural que tiene todo gobernante al final de su mandato. Sin embargo, también habla bien de la salud de la democracia. Es sano que haya alternancia entre los diferentes sectores políticos.

El pírrico triunfo de Nito Cortizo

Una de las grandes sorpresas de la jornada fue el escaso margen con el que Laurentino Cortizo se impuso ante su principal contrincante, Rómulo Roux. Se hizo evidente que muchas de las encuestadoras habían ofrecido datos muy poco fiables sobre los resultados de los comicios. Algunas se equivocaron por más de 10 puntos.

Sorprendió también la alta votación de Ricardo Lombana, el único independiente que creció notoriamente durante la campaña. Alcanzó casi un 20 % de los votos, cuando se pronosticaba que a duras penas alcanzaría la mitad de este porcentaje.

Los resultados dejan ver a una Panamá pluralista, lo cual es bueno para el país, pero complejo para el nuevo mandatario. Dos terceras partes de los electores no votaron por él. Es el nuevo presidente, pero lo respalda solo una minoría. Tendrá que buscar puntos de confluencia para garantizar su gobernabilidad.

El movimiento No a la Reelección

El otro gran triunfador de la jornada fue el movimiento No a la Reelección. Si bien Panamá no es un país que reelija presidentes, las cosas habían sido a otro precio en lo que tiene que ver con la Asamblea Nacional y los gobiernos locales. En estos cargos, la reelección ha sido una práctica muy habitual. Pero esta vez las cosas fueron diferentes.

El movimiento No a la Reelección es de estirpe netamente ciudadana. Nació y se cultivó principalmente en las redes sociales y apuntó fundamentalmente a los diputados de la Asamblea Nacional. En el fondo, se trata de una propuesta que busca erradicar la corrupción del Estado, un flagelo que ha cobrado protagonismo en Panamá durante los últimos años.

El hashtag #NoALaReelección se convirtió en Trending Topic en Twitter varias veces. Cobraba fuerza particularmente cuando alguno de los políticos tradicionales se pronunciaba en contra de esta iniciativa. Algunos de los diputados llevaban tres o cuatro periodos en la Asamblea, sin que fuera claro cuál era su aporte. Muchos de ellos estaban salpicados por escándalos de corrupción.

El triunfo de la No Reelección

Aunque al final no logró completamente su objetivo, el movimiento No a la Reelección sí consiguió que varios diputados, reelectos en anteriores oportunidades, perdieran su escaño. Entre ellos José Luis Varela, del Partido panameñista. Había completado cinco periodos como diputado y no había presentado ni un solo proyecto de ley.

Tampoco volverá a la Asamblea el diputado Miguel Salas, de Colón, sobre quien habían recaído varias denuncias de corrupción. Así mismo, el diputado Juan Serrano, de Chiquirí, perdió su escaño. En el pasado había sido acusado de sobrepasar el gasto de fondos en donaciones para pobladores de su circuito electoral.

Otros peces gordos que perdieron su curul fueron Jorge Iván Arocha, José Pepe Castillo, Juan Miguel Ríos, Panky Soto, José Antonio Domínguez, Jorge Alberto Rosas, Luis Eduardo Quirós, Benicio Robinson, Alfredo Fello Pérez, Javier Ortega, Pablo Vargas, Néstor Guardia, Athenas Athanasiadis, Noriel Salerno, Manuel Cohen, Mariela Vega, Absalón Herrera, Carlos Afú, Eric Broce y Francisco Alemán.

La nueva cara de la Asamblea Nacional

Por contrapartida, a la Asamblea Nacional llegarán nuevos integrantes. Algunos de ellos generan grandes dudas. Es el caso de Manolo Ruiz, quien se desempeñó como alcalde de Boquete. Había sido acusado de utilización ilegítima de bienes y recursos del Estado, pero finalmente fue exonerado.

También está el caso de Ana Giselle Rosas, que llega por primera vez a la Asamblea Nacional y que también había sido acusada por delitos de corrupción. Como en el caso anterior, finalmente fue exonerada.

Lo cierto es que la Asamblea Nacional quedará conformada por una gran mayoría del Partido Revolucionario Democrático y de Cambio Democrático. Son los partidos de los dos grandes contendores por la presidencia. Como se ve, hubo cambios notables que, sin embargo, parece que dejarán todo tal y como estaba.

(Fotos: La Prensa Gráfica, La Gaceta de Panamá, El Confidencial)

0 Comments
Compartir

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Al usar este sitio web usted acepta la implementación de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar