Opinión

Los migrantes de América Latina víctimas frecuentes de la trata de personas

los-migrantes-de-america-latina-victimas-frecuentes-de-la-trata-de-personas

El próximo 30 de julio se celebra el Día mundial contra la trata de personas. Desafortunadamente, los migrantes latinoamericanos siguen estando dentro de las víctimas más frecuentes de este delito. A pesar de las campañas y de los esfuerzos, nada detiene este fenómeno por una razón: surge de la necesidad y la pobreza.

La trata de personas se enfoca hacia dos grandes objetivos. El primero es conseguir mano de obra barata, carente de todos los derechos laborales y cautiva. El segundo es alimentar las redes de prostitución y pornografía. En otras palabras, una rama de la trata se enfoca a la explotación laboral, casi rozando con la esclavitud, y la otra a la explotación sexual. Sin embargo, en los dos ámbitos las principales víctimas son mujeres.

Se otro lado, se ha detectado que la trata de personas no es solo un delito multinacional. También se presenta este fenómeno en el interior de los mismos países latinoamericanos. A esto se suma el fenómeno del desplazamiento, que facilita este tipo de prácticas criminales, en tanto el desplazado es altamente vulnerable a ser víctima de estas redes ilegales.

El fenómeno de la trata de personas

La Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (ONUDD) define la trata de personas como el traslado de seres humanos de un lugar geográfico a otro, dentro o fuera del mismo país, con el propósito de ejercer acciones de explotación sexual, laboral o someterlos a la mendicidad. Oficialmente, 2,5 millones de personas en el mundo son víctimas de este delito. Sin embargo, se sabe que hay un gran subregistro y que la cifra real podría rondar los 50 millones.

También se sabe que al menos dos terceras partes de las víctimas de este delito son mujeres. Aproximadamente el 79% de ellas son sometidas a explotación sexual. El 21% restante es captado para trabajos o servicios forzados.

Se dan casos extremos, como el de María Reina Gutiérrez, una boliviana cuyo caso se volvió muy conocido gracias al operativo que la liberó. Gutiérrez, junto su esposo y su cuñado recibieron una oferta para trabajar en un taller textil en Argentina. Este funcionaba ilegalmente y por eso no le exigían ningún requisito legal para acceder a la labor.

Sin embargo, durante el traslado desde Bolivia a Argentina, el autobús en que viajaban tuvo un accidente. Volcó y murieron tanto el esposo como el cuñado de María Reina Gutiérrez. Ella, a su vez, perdió una pierna y quedó en silla de ruedas. Aun así la obligaron a trabajar, en condiciones de esclavitud, que ella aceptó al verse sola en un país extraño. Finalmente fue rescatada por las autoridades.

Las principales modalidades de captación

Las organizaciones dedicadas a combatir la trata de personas emplean tres modalidades básicas de captación de víctimas. Son las siguientes:

  • Falsas ofertas de empleo. Es una de las más comunes. Se capta a las víctimas mediante avisos en Internet o en periódicos para trabajos que resultan atractivos. Después terminan en labores que rayan con la esclavitud. Muchas veces los aíslan o les quitan los documentos para mantenerlos cautivos.
  • Seducción y/o “engaño amigable”. Enamoran a las víctimas o se ganan la confianza de estas y las invitan a ir a otro lugar, en donde terminan siendo explotadas sexual o laboralmente. A veces los tratantes se casan con la víctima y luego la aíslan completamente.
  • Padrinazgos o adopciones ilegales. En este caso las víctimas son menores de edad. A veces contactan a sus padres y les ofrecen tratos para darle una mejor vida a sus hijos en otros países. Así mismo, hay ocasiones en las que adoptan a niños o adolescentes gracias a documentos falsos o a sobornos.

Un problema en aumento

La trata de personas es un problema que ha aumentado dramáticamente en países como Venezuela. La oleada migratoria de ese país ha facilitado la actividad de las redes ilegales, que captan a sus víctimas a través de todo tipo de modalidades. Según el Informe Anual de Tráfico Humano de los Estados Unidos, Venezuela encabeza la lista negra de víctimas de trata de personas en Latinoamérica, desde el año 2014.

Por su parte, el Ministerio Público (fiscalía) de Perú, indicó que alrededor del 10% de las víctimas de trata de personas en su territorio son extranjeros. La mayoría de ellos provienen de Colombia, Ecuador y República Dominicana. No cuentan con cifras oficiales frente al caso de los venezolanos, que también han llegado masivamente a ese país.

Según los datos de la ONUDD, los principales destinos para las víctimas latinoamericanas de explotación sexual son España, Italia, Portugal, Francia, Países Bajos, Alemania, Austria y Suiza. Así mismo, en otros destinos como Rusia, Irán, China, Corea del Norte y Siria es difícil medir el fenómeno, pues los gobiernos de esas naciones prácticamente no abordan el problema y menos disponen de datos al respecto.

(Fotos: T-13, Foreign Affaires Latinoamerica, El Espectador)

0 Comments
Compartir

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Al usar este sitio web usted acepta la implementación de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar