Opinión

Lenin Moreno y el drama de Julián Assange

lenin-moreno-y-el-drama-de-julian-assange

El presidente de Ecuador, Lenin Moreno, y su gobierno han dado evidentes muestras de la molestia que les ocasiona la presencia de Julián Assange en el horizonte. En casi todas las intervenciones al respecto recalcan el hecho de que “Assange es un problema heredado del anterior gobierno”. En otras palabras, un estorbo que ya incomoda demasiado.

Lenin Moreno se aleja cada vez más de las políticas de su antecesor, Rafael Correa. La política exterior no es una excepción a esta línea de comportamiento. Y, por supuesto, el caso Assange no escapa a esa nueva forma de ver el mundo que viene imponiéndose en Ecuador.

A diferencia de Correa, Moreno ha optado por darle un manejo más institucional y oficialista al tema. Repetidamente ha dicho que quiere resolver esa situación de una vez por todas, aclarando que su prioridad es mantener las buenas relaciones con los gobiernos involucrados en el caso.

El caso de Julián Assange

Recordemos que Julián Assange fue el creador de WikiLeaks, el famoso portal de Internet que filtró informaciones secretas o reservadas de varios gobiernos del mundo. En particular, reveló miles de comunicaciones relacionadas con la guerra de Estados Unidos en Afganistán. Por eso las agencias de seguridad de ese país lo denominaron “enemigo de la patria”.

Al ser declarado enemigo del Pentágono y de la CIA, Assange comenzó a llevar una vida errante e incierta. Se le veía en Bélgica, en Islandia, en Suecia. Parecía estar en todas partes y en ninguna. Aparecieron denuncias de abuso sexual en su contra, pero estas siempre estuvieron en tela de juicio. Hoy han prescrito.

Ecuador le ofreció asilo político y desde hace 6 años, Julián Assange permanece en la Embajada de Ecuador en Londres, preso de su propio caso. Vive en un sitio muy pequeño, con mínimas comodidades y sin la posibilidad de tomar el sol, ni salir al exterior. Se ha mencionado que puede tener problemas de salud, tanto físicos como mentales.

La situación actual de Assange

Actualmente no hay cargos legales vigentes en contra de Assange. El Reino Unido ha alegado que el fundador de WikiLeaks violó su libertad condicional. Sucedió cuando en Suecia se abrió la investigación por abuso sexual. Assange quedó bajo arresto domiciliario y de allí salió para llegar a la Embajada de Ecuador y pedir asilo político. Pero habiendo prescrito su caso en Suecia, las acusaciones del Reino Unido pierden su razón de ser.

Sin embargo, todo parece indicar que los Estados Unidos han preparado graves acusaciones en contra de Assange. Solo esperan a que sea capturado por los británicos para pedirlo en extradición y juzgarlo en el país norteamericano. Se habla de un caso por terrorismo y espionaje, dos graves cargos que, en todo caso, no se le han notificado a los abogados del australiano.

Diversas organizaciones de derechos humanos y la propia ONU le han pedido a los británicos que permitan la salida de Assange y su traslado a Ecuador. Recordemos que adquirió la nacionalidad ecuatoriana a finales de 2017. Sin embargo, los ingleses han hecho oídos sordos a esas peticiones. Todo parece indicar que hay un pacto de lealtad con los estadounidenses.

El giro de Ecuador

El gobierno de Lenin Moreno ha dado un gran giro en las políticas que venía sosteniendo desde hace años. Uno de los más llamativos ha sido el progresivo alejamiento de los gobiernos y organizaciones de izquierda de la región, al tiempo que se incrementa la cercanía con el gobierno de los Estados Unidos. Algunas fuentes han sostenido que el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, le pidió a Moreno la cabeza de Assange, durante su última visita a Ecuador.

Lenin Moreno realizó una gira por España y el Reino Unido. Había asegurado que no trataría el tema de Julián Assange con el gobierno británico. Sin embargo, los medios de comunicación se enteraron de que sí lo estaba haciendo y finalmente lo admitió. Luego sus declaraciones generaron preocupación sobre la suerte de Assange, por un pequeño detalle. Antes había afirmado que buscaba un acuerdo para trasladar al australiano a Ecuador. Tras su paso por Londres enfatizó en que la prioridad era proteger la vida del hacker y periodista. Una sutileza que puede implicar muchas cosas.

Así mismo, pese a que en un primer momento estuvo de acuerdo con la decisión de otorgarle la nacionalidad ecuatoriana a Assange, ahora dice que nunca le gustó esa medida. Podría estar creando el ambiente para revocarle ese beneficio. ¿Por qué? La Constitución de Ecuador prohíbe la extradición de nacionales. Así las cosas, no es descartable que en los próximos meses, y siendo consecuente con su nueva y sorpresiva política exterior, Lenin Moreno le quite la nacionalidad ecuatoriana a Julián Assange y lo deje librado a su suerte.

(Fotos: El Telégrafo, T13, Infobae)

0 Comments
Compartir

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Al usar este sitio web usted acepta la implementación de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar