Opinión

Las polémicas medidas en los primeros días del gobierno de Bolsonaro

las-polemicas-medidas-en-los-primeros-dias-del-gobierno-de-bolsonaro

Durante sus primeros diez días como presidente de Brasil, Jair Bolsonaro ha sufrido varios embates. Tuvo que cambiar de opinión, retractarse o ser desmentido por subalternos.

Por ello, muchos ven que el inicio de su gobierno está teñido de dudas y resulta muy diferente a lo demostrado a lo largo de su corta campaña electoral. Tal vez en estos primeros días al frente del país más grande de Sudamérica se demuestra su poca experiencia en la gestión.

Gobierno

Una de las primeras medidas en las que el flamante presidente brasileño, Jair Bolsonaro, tuvo que dar marcha atrás fue la alianza entre la empresa Boeing y la brasileña Embraer. Esta es una posibilidad que está en estudio desde mediados de 2017; en un primer momento, el actual presidente puso en duda dicha alianza.

Sin embargo, después tuvo que retractarse y finalmente la aprobó. Así lo informó el propio Bolsonaro en un tuit en el que sostuvo “quedó claro que la soberanía y los intereses de la Nación  están preservados. La Unión no se opone al progreso del proceso”. De esta manera, el flamante gobierno aceptó que Boeing tendrá el 80% de las acciones y Embraer mantendrá el 20% restante.

Medidas

Otra de las polémicas desatadas fue la que generó la posible instalación de una base militar de EE.UU. Esta medida causó el disgusto de los militares brasileños, grandes aliados del gobierno de Bolsonaro. Por lo tanto, rápidamente este salió a retractarse de su decisión.

Anteriormente, había comentado que deseaba permitir la instalación de una base militar de EE.UU en Brasil para contrarrestar la influencia rusa en Venezuela. Sin embargo, de acuerdo con trascendidos de medios internacionales, “los militares de Brasil se mostraron intranquilos con la apertura de Bolsonaro a una base militar de EE.UU”.

Incluso, el ministerio de Defensa de Brasil a través de su portavoz declaró que “el presidente no discutió” el asunto de la base militar con ellos. Mientras que el canciller Ernesto Araujo, durante la reunión del Grupo de Lima, confirmó el deseo de Bolsonaro de permitir la apertura la misma.

Polémica

Ante la polémica desatada y el desacuerdo manifestado por los generales, el diario Folha de Sao Paulo informó: “Bolsonaro se retracta de la base militar de EEUU en Brasil”.

Inmediatamente, habría enviado el mensaje a los generales de la cúpula del Ejército que se pronunciaron en contra de su propuesta. El mensaje fue transmitido por el ministro de Defensa, el general Fernando Azevedo e Silva, quien comentó que “no había razón (sic) para la base”.

Sin dudas, este asunto puso en evidencia las fracturas del gabinete de Bolsonaro que tiene a 7 militares en sus filas. Desde el periódico Voice of America describieron el desasosiego y las contradicciones del “frágil gabinete de Bolsonaro”.

Reformas

Otro de sus primeros tropiezos, fue anunciar una bajada de impuestos de la renta a ricos y un aumento para las transacciones financieras. Horas más tarde, al anuncio el ministro de la Casa Civil, Onyx Lorenzoni salió a desmentirlo. “Él se  equivocó”, sostuvo.

Durante esta semana, Bolsonaro admitió su desconocimiento en algunas áreas de la economía. “Reconocer mi desconocimiento en muchas áreas es una señal de humildad, tengo la certeza de que sé mucho más de política que Guedes, el superministro de Economía, pero él conoce mucho más de economía que yo”.

A pesar de su apoyo, el flamante gobierno ya ha sufrido una primera baja: la dimisión del recién nombrado jefe de la Agencia Brasil de Promoción de las Exportaciones (APEX). Algunos piensan que esta se debió a su desacuerdo con la receta que aplicarán desde el Ministerio de Economía: privatizaciones, ajuste en la Administración Pública, reforma previsional, entre otras medidas.

La economía es,  junto a la seguridad, una de las áreas más sensibles para los brasileños de aquí en adelante. Aunque Brasil salió de la recesión, el escenario es aún sombrío y la población se encuentra todavía sumida en la incertidumbre ante el futuro.

Decretos

Debido a que el Congreso de Brasil está en receso hasta el 1° de febrero, Bolsonaro aprobó sus primeras decisiones políticas a través de decretos temporales que luego deberán ser ratificados por las Cámaras.Uno de ellos es el poder que le otorga al Ministerio de Agricultura de delimitar las reservas indígenas. Esto significa una victoria para la industria agropecuaria.

Otro,  fue incrementar el salario mínimo de los brasileños. Este alcanzó a un 4,61%, una cifra un poco menor a la prevista por el presupuesto aprobado por la gestión del ex presidente Michel Temer.

Pacto

Asimismo, otra medida tomada en estos primeros días de gobierno por Bolsonaro, generó una nueva polémica. Es que, como lo anticipara antes de asumir el gobierno, la nueva gestión decidió retirar a Brasil del Pacto Migratorio de la ONU.

“Brasil es soberano para decidir si acepta o no migrantes”, dijo el mandatario brasileño en un mensaje que publicó en su cuenta en Twitter. “No cualquiera entra en nuestra casa, ni cualquiera entrará a Brasil a través de un pacto adoptado por terceros. NO AL PACTO MIGRATORIO”, añadió.

Horas más tarde, aclaró: “Jamás negaremos ayuda a quienes la precisan, pero la inmigración no puede ser indiscriminada. Son necesarios criterios”. El Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular fue ratificado en diciembre en la Asamblea General de la ONU por 152 países, entre ellos Brasil, durante la gestión del ahora ex presidente Michel Temer. Dos de los países que rechazaron adherir al pacto fueron Estados Unidos e Israel.

Venezuela

Precisamente con estos dos países, Brasil busca estrechar lazos. Uno de los temas que los une es el rechazo al régimen chavista que lleva adelante Nicolás Maduro en Venezuela.

Brasil afronta una crisis migratoria en el norte, en el estado de Romaira en la frontera con Venezuela. Es por el incremento de venezolanos que cruzan huyendo de la crisis económica e institucional que padecen. A pesar de ello, solo el 1% de la población total de Brasil, estimada en 209 millones de habitantes, son inmigrantes.

Por otro lado, dentro de las filas militares brasileñas hay quienes no ven con buenos ojos que Brasil se vuelva un campo de batalla entre las dos máximas potencias nucleares mundiales: EE.UU y Rusia, que proyecta abrir una base militar en La Orchila, una isla de Venezuela.

(Fotos: Twitter,Twitter,Twitter;Sputnik,El País)

0 Comments
Compartir

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.