Opinión

Las migraciones latinoamericanas en el siglo XXI

las-migraciones-latinoamericanas-siglo-xxi

América Latina no es ajena a uno de los fenómenos que caracteriza al siglo XXI a nivel mundial: las migraciones. Desde épocas remotas las poblaciones abandonan sus lugares de origen en búsqueda de nuevas oportunidades para mejorar su calidad de vida o incluso para ponerla a salvo.

Así las migraciones estuvieron presentes a lo largo de los siglos en nuestro continente. Desde la llegada de los europeos en el S XV hasta la gran inmigración del S XX a causa de las guerras en Europa. Gran parte de la identidad latinoamericana está signada por los movimientos de personas, tanto de un continente hacia otro como también dentro de la misma Latinoamérica.

Enmigración a Europa

Como una vuelta de la historia, el S XXI se inauguró en lugares como Argentina, con una fuerte emigración hacia Europa. La grave crisis económica que enfrentó el país en el año 2001, provocó que miles de argentinos colmaran las embajadas y los aeropuertos en búsqueda de una salida a los momentos de zozobra que vivían.  En esos años, familias completas decidieron emprender el viaje, principalmente hacia España e Italia. Casualmente  habitantes de estos países fueron quienes desde principios del S XX habían llegado a tierras argentinas, también buscando mejorar sus vidas.

Éxodo de argentinos a Europa-2001

En aquella época, Argentina representaba la esperanza de una vida más próspera para quienes llegaban desde lugares muy lejanos. Españoles, italianos, ucranianos, sirios libaneses, armenios y de otros países, forjaron un verdadero “crisol de razas” y una identidad caracterizada por la heterogeneidad en todos sus aspectos. En esas tierras sudamericanas, los inmigrantes encontraron un vasto territorio, un suelo fértil para la agricultura y la ganadería y algunos beneficios que dispuso el Estado para quienes decidían habitar el suelo argentino. Sin embargo, también tuvieron que sortear dificultades en su camino; las oportunidades requerían grandes esfuerzos y muchas veces ni siquiera eran suficientes para tener una vida digna.

Inmigrantes europeos llegando a Argentina- S XX

Dificultades

Pero tanto a los ciudadanos argentinos, como a los del resto de Latinoamérica, tampoco les resultó fácil desembarcar en la tierra de sus ancestros. A pesar de que a comienzos del 2000, la situación en España e Italia era mejor que la que se vivía en países como Argentina, Ecuador, Venezuela o Colombia, lo cierto es que para los recién llegados las dificultades estaban a la orden del día. Desde la complejidad para tramitar la ciudadanía europea, el endurecimiento de los controles aeroportuarios posteriores a la caída de las Torres Gemelas en 2001, hasta la falta de oportunidades laborales, económicas y la xenofobia, hicieron que para muchos el sueño de una vida mejor se convirtiera en una pesadilla.

Además, por ese entonces. Europa comenzaba a recibir las grandes oleadas inmigratorias desde África y el Este.  Diariamente, inclusive hoy, arriban a las costas europeas frágiles embarcaciones, en las que cientos de personas escapan del hambre y las guerras que sufren en sus países.

En la actualidad en el viejo continente, ya se habla de una crisis de inmigrantes. Al mismo tiempo,  quienes llegan de esas latitudes son relacionados en gran medida con otro fenómeno que tiene en vilo a Europa: el terrorismo.

Inmigrantes africanos rescatados en las costas de Italia

Esta concepción a su vez, está desencadenando el crecimiento de los partidos de extrema derecha que proponen soluciones como el cierre de los puertos en Italia  o la reducción del aumento de la población en África, sostenida por una ministra dinamarquesa.

México y Venezuela

Ya entrada la primera década del S XXI, otras migraciones se están produciendo dentro del territorio latinoamericano. Por su proximidad a los Estados Unidos, históricamente los mexicanos han cruzado la frontera con la ilusión de forjarse un destino mejor. Desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, también lo ha hecho el endurecimiento de la política migratoria. La solución para el presidente republicano directamente es la deportación de los inmigrantes. En mayo de este año se calculaba que más de 59.000 mexicanos ya habían sido deportados. Lo mismo está sucediendo con centroamericanos que habían sido beneficiados con un régimen especial durante la presidencia de Barack Obama.

Inmigrantes mexicanos en la frontera

Por su parte, Venezuela vive una de sus peores crisis de la historia. Al desorden institucional y político del país, se suma una crisis económica caracterizada por la falta de productos básicos para la subsistencia y la hiperinflación. Estas son algunas de las causas por las que los venezolanos están emigrando a países limítrofes como Colombia, Trinidad y Tobago o Brasil. Pero también eligen a Panamá, Ecuador y Argentina para vivir. “El número de venezolanos se duplicó en Colombia en estos últimos dos años”, titula un artículo de un periódico colombiano de septiembre de este año. Es llamativo el dato de que muchos de ellos deciden no regularizar su permanencia en territorio extranjero a causa de los obstáculos burocráticos que encuentran

Según las cifras brindadas por la organización ACNUR, actualmente hay  300.000 venezolanos radicados en Colombia, 40.000  están en Trinidad y Tobago, y  30.000 viven en Brasil.

Venezolanos cruzan la frontera hacia Colombia

Colombia

En tanto, Colombia años atrás era noticia por la emigración permanente de sus habitantes hacia el continente europeo y los EE.UU. Todavía hay un gran número de ellos, viviendo en el extranjero. Recientemente, se conoció que en la “era Trump” la deportación de colombianos de Estados Unidos había aumentado un 22 por ciento solo en 2017. Sin embargo, desde 2016 Colombia está viviendo el fenómeno inverso; las mejoras en la seguridad, en la economía así como la eliminación de visado para unos 30 países, hace que ciudadanos de otros países elijan quedarse y busquen obtener la nacionalidad.

Indudablemente los movimientos migratorios, tan vertiginosos en esta época influenciados por las comunicaciones, visibilizan no solo los graves problemas económicos y sociales de los países de origen, sino también la inmensa diversidad cultural y la enorme desigualdad social que persiste a pesar de los avances de la ciencia y la tecnología de los últimos tiempos.

(Foto: Migración guatemalteca. Enlaces: Dailymail, Taringa, El Financiero, DW, Bancodeimagenesgratis)

 

 

 

0 Comments
Compartir

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Al usar este sitio web usted acepta la implementación de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar