Opinión

Las elecciones de Brasil en 5 puntos clave

las-elecciones-de-brasil-en-5-puntos-clave

Este próximo 7 de octubre se llevarán a cabo unas de las elecciones presidenciales más complejas que hayan tenido lugar en Brasil. La nota predominante es la división y la polarización. Las cuentas dicen que todo se decidirá entre la ultraderecha y la izquierda tradicional. Es casi seguro que el primer cargo administrativo quedará en manos de Jair Bolsonaro, o de Fernando Haddad.

El país vive un momento confuso, principalmente por cuenta de la inestabilidad política y la politización de la justicia. Hay un afán generalizado de poner orden, luego de un ciclo de incertidumbre y caos. En el fondo se libra una feroz batalla entre la izquierda y la derecha, que promete no cesar en el corto plazo.

Las elecciones presidenciales podrían ser o bien el punto de partida para superar los tiempos aciagos, o bien un nuevo round en una lucha mezquina por el poder, en la que los principales perdedores han sido los propios brasileños. Veamos cuáles son esos puntos clave para entender el sentido de los comicios de este domingo.

1. La capacidad de unir fuerzas será decisiva

Es claro que el líder político más popular de Brasil es Luiz Inácio Lula Da Silva. Muchos dudaban de si sería eficaz la estrategia de endosarle sus votos a Fernando Haddad, a último momento. Las encuestas indican que Lula acertó. En pocos días Haddad ha tenido un impresionante ascenso en las preferencias de los brasileños. Es el gran opcionado para ocupar el solio presidencial.

Sin embargo, todo parece indicar que Bolsonaro ha tomado ventaja y que probablemente será el ganador en la primera vuelta. Esto implica que para el balotaje habrá una recomposición de fuerzas políticas. Hay incertidumbre al respecto.

Aunque se espera que todas las fuerzas de izquierda se unan en torno a Haddad, nada está escrito. No se descarta que algún sector decida inclinarse por la abstención. Veremos nuevos acuerdos y desacuerdos, de cara a la segunda vuelta presidencial.

2. La derecha extrema viene en ascenso

Jair Bolsonaro ha sabido conquistar el descontento de muchos sectores frente a la situación de Brasil. Le ayuda el hecho de que es todo un personaje en las redes sociales. Pero sobre todo, le ayuda el haberse ido convirtiendo en la voz de los sectores evangélicos, de cara a las elecciones.

Los evangélicos, en particular neopentecostales, son un sector que ha ido creciendo poco a poco en Brasil. Hoy por hoy, se estima que el 30% de los habitantes profesan esa religión. Bolsonaro ha sabido reconducir hábilmente su discurso hacia el tema moral. Esto podría ser muy seductor para los creyentes, que están indignados con la corrupción generalizada en el país.

3. El nuevo presidente tendrá un margen limitado de gobernabilidad

Según las encuestas, hay dos hechos básicamente seguros. Uno, que ninguno de los candidatos ganará en primera vuelta. Y dos, que los llamados a disputar el balotaje son Bolsonaro y Haddad. Ahora bien, gane quien gane, tendrá una fuerte oposición. El país está polarizado y cualquier resultado dejará descontento a un importante sector.

Esto quiere decir que el nuevo presidente comenzará a gobernar con un importante sector de la población en contra. Si gana Haddad, lo perseguirá el manto de duda que hoy cubre al Partido de los Trabajadores. Si gana Bolsonaro, enfrentará un descontento popular mayoritario. En cualquiera de los casos, el enfrentamiento entre derecha e izquierda se prolongará más allá de las elecciones.

4. La distribución del poder regional será determinante

En Brasil no solamente será elegido un presidente. Simultáneamente se votará por gobernadores y vicegobernadores del Distrito federal y de todos los Estados. Como en las presidenciales, estos comicios se llevan a cabo en dos vueltas. Los poderes regionales también tendrán una gran influencia sobre el nuevo gobierno.

Hay estados brasileños que tienen una población mayor que la de varios países latinoamericanos. Así mismo, algunas regiones tienen un peso definitivo en la economía y el poder político del país.

De otro lado, en estas elecciones entró a operar una reforma frente a la cual hay muchas dudas. Se prohibió que las empresas donaran recursos a las campañas. Esto llevó a que se incrementara el número de candidatos que pueden solventar el proceso con recursos propios. En otras palabras: hay más millonarios en contienda. En las regionales, el 41% de los aspirantes declararon tener un patrimonio superior a 1 millón de reales.

5. La composición del legislativo definirá el futuro inmediato

En los comicios del domingo también se elegirán 2 senadores por cada distrito electoral, para un total de 54 senadores federales. Esto equivale a los dos tercios del senado, pues el tercio restante había sido elegido en 2014. También se elegirán 513 diputados federales.

Según las estimaciones de casi todos los expertos, no habrá una renovación en este terreno. La composición del senado y de la Cámara de Diputados seguirá siendo la misma. Esto significa, en primer lugar, que si gana Fernando Haddad tendrá una fuerte oposición en el Congreso. Y si gana Jair Bolsonaro tampoco es claro que alcance las mayorías. El uno o el otro tendrán que hacer grandes esfuerzos para navegar en las aguas turbulentas que se avecinan.

(Fotos: Clarín, Sputnik Mundo, Diario La Provincia)

0 Comments
Compartir

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.