Opinión

Las cuatro calamidades de Hidroituango en Colombia

las-cuatro-calamidades-de-hidroituango-en-colombia

Hidroituango es el nombre de uno de los más grandes proyectos de infraestructura en la historia de Colombia. Se trata de una hidroeléctrica que fue concebida desde 1993 y comenzó a construirse en 2010. Atendería el 17% de la demanda en el país y generaría unas utilidades de 5 billones de pesos anuales (alrededor de 1,5 billones de dólares), durante al menos 50 años. Su costo total sería de 11.4 billones de pesos (poco más de 3,6 billones de dólares).

La historia de Hidroituango es la historia de un gigantesco negocio, hecho a costa de comunidades altamente vulnerables, de los intereses de todo un país y en contra de la naturaleza misma. Como muchos otros proyectos de su especie en el mundo, ha primado la lógica de la utilidad frente al sentido común, incluso.

Hoy por hoy, Hidroituango es una obra en crisis. En realidad, nadie sabe hasta dónde llega el nivel de profundidad de sus problemas. La EPM (Empresas Públicas de Medellín, la encargada del proyecto) y el propio gobierno colombiano, sistemáticamente se han negado a brindar una información completa y confiable al respecto.

En el mejor de los casos, tendrán que invertirse otros cuantos billones de pesos (al parecer, entre 3 y 7) para culminar con éxito el proyecto. Al otro extremo, en el peor de los casos, se cocina una tragedia de magnitudes alarmantes: miles de personas podrían perder la vida.

Hidroituango, una calamidad administrativa

El senador David Racero, uno de los más fuertes críticos del proyecto y también uno de los colombianos que con más detalle lo ha estudiado, señaló que la mega hidroeléctrica presentó irregularidades desde el comienzo.

Denunció que a Hidroituango no se le exigió el Estudio de Impacto Ambiental y Diagnóstico Ambiental de Alternativas (DAA), pese a que la Constitución obliga a ello. El funcionario responsable de esa decisión fue Guillermo Acevedo Mantilla, quien, para colmo de males, hoy funge como asesor de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales ANLA.

Así mismo, se sabe que el estudio de factibilidad lo hizo la propia EPM, la responsable del proyecto y la misma para la cual era determinante que se diera vía libre a la construcción de la hidroeléctrica. Tanto Racero, como otros expertos, también indicaron que la conducta habitual de la EPM ha sido la de adelantar las obras primero y solicitar las licencias después. Las irregularidades administrativas son muchas, pero el espacio no alcanza para mencionarlas todas.

Una calamidad técnica

En 2010 comenzó la construcción de la hidroeléctrica, la cual debía entrar en funcionamiento 8 años después, es decir, en 2018. Sin embargo, y por razones que no han sido clarificadas del todo, el proyecto sufrió graves retrasos y esto llevó a que se formulara un “plan de aceleración” en 2015. El plan incluyó un cambio abrupto en los diseños de la megaobra, lo cual, para muchos, es la raíz de la grave crisis técnica en la cual se encuentra hoy en día.

Según el profesor Modesto Portilla, catedrático de Geociencias y analista de Hidroituango, la obra tiene graves fallas desde su propia concepción. Se construyó sobre un macizo rocoso. Este tipo de conformación geológica no tolera las presiones de una alta concentración de agua. El resultado es que se forman cavernas internamente y esto va erosionando la montaña hacia adentro. El agua termina concentrada en esas oquedades y hace que baje el nivel del embalse.

Por eso recientemente tuvieron que cerrar una compuerta y detener el cauce del río Cauca, el segundo más importante de Colombia y uno de los más caudalosos. La reducción de ese cauce es de por sí un despropósito. También tuvieron que llevar aguas de otra represa para llegar al nivel que requería el embalse. Sin embargo, esto solo soluciona el problema temporalmente. Portilla dice que “el macizo es el enfermo”. Por eso, persiste el riesgo de que colapse la obra, o la montaña misma.

Una calamidad ecológica y una calamidad social

El cambio del cauce en el río Cauca, para construir la represa, por sí solo, generó un daño ecológico considerable. El río contiene varias especies migratorias (el 10%) que tradicionalmente suben por las aguas a una altura de entre 1.200 y 1.400 metros sobre el nivel del mar, para realizar sus procesos de reproducción y alimentación. Como el embalse se hizo a 1.200 msnm, algunas de esas especies ya no podrán completar esos procesos biológicos.

Ahora bien, con el cierre de una de las compuertas de Hidroituango, y la consecuente reducción del cauce del río, las cosas se pusieron peor. Al retener las aguas del Cauca y luego liberarlas, todos los sedimentos quedaron en el fondo del embalse. El agua amarilla, porque tiene sedimentos, salió muy clara cuando abrieron la compuerta. Esos sedimentos son fundamentales para el equilibrio ecológico de las especies que habitan el río.

Ahora, las aguas del Cauca y toda la vida que alberga, intentarán recuperar el equilibrio perdido. No se sabe bien cómo lo harán. Lo que sí se sabe es que este episodio ha generado un fenómeno conocido como “aguas hambrientas”. Las aguas del río necesitan recuperar el sedimento perdido y para ello van a morder y a erosionar las laderas. ¿A dónde llevará esto? No se sabe.

El capítulo social es también oprobioso. Ya en otra oportunidad nos habíamos referido al grave impacto que Hidroituango ha tenido para las comunidades de la zona. Valga agregar solamente que los habitantes de la zona vienen denunciando el sistemático incumplimiento de la EPM en los planes y programas que había prometido para mitigar los impactos negativos de la obra. También que el gobernador de Antioquia, Luis Pérez, prohibió las protestas en la región.

(Fotos: Publímetro, Dinero, Semana)

0 Comments
Compartir
Etiquetas: ,

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Al usar este sitio web usted acepta la implementación de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar