Opinión

Ecuador y su responsabilidad en la violación a los derechos humanos en el caso Assange

ecuador-y-su-responsabilidad-en-la-violacion-a-los-derechos-humanos-en-el-caso-assange

El gobierno de Ecuador, en cabeza del presidente Lenin Moreno, ha incurrido en graves irregularidades en el caso de Julian Assange. Se trata de una situación que está lejos de resolverse para ese país sudamericano, que parece estar actuando más para complacer los intereses de Estados Unidos, que para cumplir con sus obligaciones legales en materia legal.

A esto se suma el hecho de que Lenin Moreno podría tener intereses personales directamente comprometidos con el caso Assange. En primer lugar, porque él libra una lucha personal y legal encarnizada contra Rafael Correa, su antecesor y antiguo copartidario. Y fue Correa quien le dio protección a Julian Assange en 2012.

En segundo lugar porque, poco antes del retiro del asilo político a Assange, WikiLeaks publicó datos sobre cuentas secretas en paraísos fiscales, que involucran al presidente de Ecuador. Esto suscitó un escándalo conocido como el “INA Papers”. La expulsión de Julian Assange sería una retaliación por esas revelaciones.

Irregularidades en el retiro del asilo político

Como ya lo habíamos señalado en otra oportunidad, el gobierno de Ecuador entró en contradicción con los principios más básicos del derecho internacional, al expulsar a Julian Assange de su embajada en Londres.

Como Estado soberano, había amparado a Assange y esto significaba respetar los protocolos vigentes sobre los refugiados políticos. Esto era todavía más urgente si se toma en cuenta que el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, manifestó en 2010 su deseo de que Assange fuera ejecutado y no solo apresado.

A esto se suma el hecho de que Agnes Callamard, relatora especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias de la ONU, manifestó que el retiro del asilo político significaba exponerlo a “graves violaciones a sus derechos humanos.

Otras violaciones a los derechos de Assange

Lenin Moreno llegó al poder de la mano de Rafael Correa. Sin embargo, muy pronto comenzó a dar muestras de que su estirpe era muy diferente. Poco después de que asumiera su mandato, se inició una larga cadena de tensiones con Julian Assange. En principio, impuso una serie de restricciones en la embajada en Londres, que perjudicaban al fundador de WikiLeaks.

Los abogados de Assange señalaron que desde hace algunos meses se inició un proceso de cooperación irregular entre Ecuador y los Estados Unidos. La justicia ecuatoriana permitió que el personal de la embajada fuera interrogado por funcionarios norteamericanos.

Así mismo, hay indicios muy serios de que las comunicaciones de Julian Assange fueron intervenidas de manera ilegal y que todo ese material fue entregado a enviados de los Estados Unidos. Esto no solo sería una violación al derecho de asilo del que disfrutaba el creador de WiliLeaks, sino que también infringe severamente su derecho a la defensa.

Más arbitrariedades legales

Tras la detención de Assange, su madre, Christine Assange, intentó visitarlo en prisión, pero le denegaron el permiso. A raíz de esto, la mujer hizo una denuncia pública por el estado de incomunicación en que mantienen al activista. Así mismo, señaló que inexplicablemente, las autoridades ecuatorianas no le habían entregado las pertenencias personales de su hijo.

Lo irregular de este hecho es que no se sabe qué incluyen esas pertenencias. Fueron confiscadas, sin que en Ecuador exista algún proceso contra Julian Assange. Adicionalmente, esta acción rompe con lo que se conoce como “cadena de custodia”. O sea, lo incautado no ha sido objeto de protección judicial. Esto podría llevar a que fácilmente “se siembren” pruebas, de quién sabe qué.

Por si esto fuera poco, el gobierno ecuatoriano anunció que permitirá a los funcionarios norteamericanos el registro del lugar en el cual vivía Assange, dentro de la embajada de Ecuador en Inglaterra. Adicionalmente, darán su visto bueno para que se incauten todos los elementos que a bien tengan. Entre ellos habría documentos directamente relacionados con la estrategia de defensa de Assange.

En busca de justicia

Hay varios grupos de abogados trabajando en la defensa de Julian Assange. El equipo del Reino Unido está encabezado por la prestigiosa jurista Jennifer Robinson. Otro equipo en Europa es dirigido por Baltasar Garzón. En Ecuador, el equipo está liderado por el activista Carlos Poveda. También hay otros grupos en el mundo que trabajan sin honorarios por la causa de Assange.

Supuestamente, el Reino Unido se comprometió con Ecuador a no extraditar a Assange. Sin embargo, no hay ninguna prueba de dicho acuerdo, más allá de declaraciones peregrinas. En caso de que el proceso de extradición avance, el equipo de Baltasar Garzón interpondrá una solicitud de medidas cautelares ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Así mismo, es muy probable que el caso también se remita a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que en 2015 ya había dado un concepto según el cual se debía garantizar la “no entrega” de un refugiado político. Si bien para Julian Assange viene una larga cadena de acciones judiciales, también el Ecuador tendrá eventualmente que responder por sus medidas irregulares en este caso.

(Fotos: MintPress News, Red Digital, Interferencia)

0 Comments
Compartir

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Al usar este sitio web usted acepta la implementación de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar