Opinión

A un mes de las elecciones presidenciales, así va Panamá

a-un-mes-de-las-elecciones-presidenciales-asi-va-panama

El próximo 5 de mayo se llevarán a cabo las elecciones generales en Panamá. En ellas se elegirá presidente, vicepresidente, diputados a la Asamblea Nacional y al Parlamento Centroamericano, alcaldes, concejales y representantes de corregimiento. Esta vez los comicios estrenan una nueva ley electoral, que fue aprobada el año pasado.

Una de las nuevas normas establece que las campañas solo se pueden hacer 60 días antes de las votaciones. Comenzaron entonces el 4 de marzo y van hasta el 2 de mayo. Quizás por ese lapso tan corto, o quizás por la situación del país, lo cierto es que no parece haber mucho entusiasmo político entre los panameños. Los escándalos de corrupción se han sucedido en los últimos años y quizás eso ha hecho que cunda el escepticismo.

Como dicen los panameños, el ambiente ha estado signado por la consigna “jugar con la cadena, pero dejar tranquilo al mono. Quiere decir que nadie está haciendo grandes propuesta de cambio, ni tampoco emergieron figuras novedosas en el proceso actual.

Los candidatos a la presidencia

Son siete los candidatos a la presidencia de Panamá: cuatro de partido y tres independientes. Laurentino Cortizo, el más opcionado de ellos, pertenece al Partido Revolucionario Democrático. También están José Blandón, del Partido Panameñista (que gobierna actualmente); Rómulo Roux, de Cambio Democrático (el mismo del ex presidente Martinelli); y Saúl Méndez del Frente Amplio.

Hay también tres independientes en la contienda, que se presentan sin partido. Son Ana Matilde Díaz, que fue Procuradora General de Panamá; Marco Ameglio, quien ha fungido como diputado de la Asamblea Nacional; y Ricardo Lombana, un abogado con poca trayectoria pública.

Hasta el momento los candidatos han firmado cinco pactos. El pacto ético digital, por el cual se comprometieron a no difundir noticias falsas (promesa que no han cumplido). Además, el pacto por la transparencia, de Estado por la justicia, por la niñez y la adolescencia, y por los discapacitados.

Así son los candidatos

Según las encuestas, quien lleva la delantera es el centroizquierdista Laurentino Cortizo, de 66 años. La encuestadora StratMark Consultores le da un 48 % en la intención de voto, por lo cual lleva bastante delantera frente a sus contendores. Fue Ministro de Agricultura y diputado. Viene del sector empresarial y de la política tradicional.

Con un 23 %, Rómulo Roux tiene la segunda opción de llegar a la primera magistratura. Se define como de centro derecha y su discurso se centra en la reactivación de la economía, con generación de empleo y desarrollo de la infraestructura. Por su parte, José Blandón va de tercero con un 10,8 % y es la principal voz en la propuesta para el cambio de la Constitución.

Ana Matilde Gómez, sorprendentemente, ocupa el cuarto lugar en las encuestas con un 6,4 %. Esta mujer se hizo famosa cuando la Corte Suprema la destituyó del cargo de Procuradora General en 2010, luego de que interceptara a un funcionario corrupto. El caso llegó a la CIDH.

Laurentino Cortizo

Las cifras de las encuestas le dan un casi seguro triunfo a Laurentino Cortizo. Inició con más del 52 %. Luego comenzó a desinflarse y para finales de 2018 registraba un 44.5 %. En la más reciente encuesta, realizada en febrero, subió de nuevo hasta el 48,5 %. Todos los demás candidatos habían perdido puntos en el mismo sondeo.

Todos lo conocen como “Nito” y es un político de vieja data. Fue ministro de Martín Torrijos y durante su ejercicio mostró un talante nacionalista radical. Es hijo de inmigrantes y de familia acaudalada.

Tiene un doctorado en Comercio internacional y mercadotecnia, de la Universidad de Texas. También trabajó como asesor técnico en la OEA. Es quizás el que de mayor perfil tecnocrático. Representa una izquierda moderada, que mezcla la preocupación por lo social, con el interés por el desarrollo del sector privado.

Las ideas de Cortizo

El discurso de Cortizo se centra en la lucha contra la pobreza y la corrupción. En su momento, Omar Torrijos habló del Canal de Panamá como la “quinta frontera” que dividía a los panameños. Cortizo retomó la metáfora y ahora habla de la corrupción como la “sexta frontera”. También se declara cristiano convencido y heredero de las ideas del caudillo colombiano, Jorge Eliécer Gaitán.

Su programa de gobierno se estructura sobre cuatro pilares: primero, eliminación de la corrupción; segundo, nuevo orden constitucional; tercero, lucha contra la pobreza; y cuarto, una economía generadora de empleo.

Para sus críticos, Laurentino Cortizo no es más que un populista. Un centrista que dice lo que cada sector de la sociedad quiere escuchar. Para sus adeptos, representa lo poco que queda del espíritu Torrijos en Panamá. Encontrará, en todo caso, un país que se convirtió en el sexto más desigual del mundo, con alto desempleo y bajo crecimiento económico, además de una inseguridad en alza.

(Fotos: Kienyke, NAD Panamá, Capital Financiero Panamá)

0 Comments
Compartir

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Al usar este sitio web usted acepta la implementación de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar