Opinión

La insólita historia de José Cuesta, un candidato al parlamento colombiano

la-insolita-historia-de-jose-cuesta-un-candidato-al-parlamento-colombiano

José Cuesta es una de las pocas personas en el mundo que regresó, después de haber sido víctima del delito de “desaparición forzada”. La suya es una historia alucinante, que no solo incluye ese singular episodio. Cuesta ha formado parte activa de varios de los eventos más significativos de la historia colombiana reciente, muchas veces tras bambalinas.

Hablar con José Cuesta es hacer un repaso por varios de los hechos más sobresalientes de las últimas décadas en Colombia. Lo más interesante es que no se esconde detrás de discursos abstractos, ni de libretos prediseñados. Habla de los pormenores de su lucha con naturalidad y es generoso con los detalles. Se le ve obstinado, pero franco. Una de sus mayores virtudes es lo que se ha denominado “la única virtud en la política”: la lealtad. Se ha mantenido fiel a sus ideas, pero también a su gran compañero y amigo, Gustavo Petro.

Ex guerrillero, político, funcionario público y ahora profesor universitario y candidato a la Cámara de representantes de Colombia. Combina su cátedra en una institución de sacerdotes jesuitas, la Universidad Javeriana, con un activismo, o hiperactivismo, inclaudicable. Este filósofo y politólogo se siente igual de cómodo entre libros, que durmiendo debajo de una carpa en una vigilia por la democracia, el medio ambiente, o el derecho a la salud.

Un pasado palpitante

José Cuesta es hijo de un humilde policía. Aún así, cuando empezó a estudiar filosofía en la Universidad Nacional de Colombia, se dejó seducir por las ideas de un grupo subversivo que encendía las pasiones de los jóvenes en aquel entonces: el M-19. Era una guerrilla diferente a las demás. No se inspiraba en las ideas marxistas, sino que tenía una vocación nacionalista. Estaba integrada en un principio, mayoritariamente, por estudiantes universitarios y sectores ilustrados. A diferencia de otros grupos armados, en los inicios esta fue básicamente una guerrilla urbana.

A diferencia de otros ex guerrilleros, José Cuesta habla de ese periodo y no puede dejar de sentirse sobrecogido. Recuerda sobre todo esa lucha interna entre lo que consideraba su deber y el cerco del temor. Eran épocas en las que se hablaba de salvajes torturas, de desapariciones. Las convicciones siempre perevalecían, pero la inquietud nunca dejó de horadarlo por dentro. Ahora se refiere a esos tiempos como “el horror de la guerra”.

Cayó preso en un operativo del M-19. En el mismo le dispararon y estuvo debatiéndose entre la vida y la muerte varios días. Después lo enviaron a la cárcel, a donde llegó todavía convaleciente. Allí lo recibieron con cara de pocos amigos, pero, de a poco, se ganó la buena voluntad de los internos y luchó hombro a hombro con ellos para conquistar algunas reivindicaciones. Un tiempo después, quedó en libertad.

¿A dónde van los desaparecidos?

José Cuesta es uno de los pocos seres humanos que ha sido víctima de desaparición forzada y que regresó. Ocurrió a finales de los ochenta. Él se había convertido en un líder de sectores populares en Bogotá, también a nombre del M-19. Dentro de los colaboradores que incorporó a su actividad hubo uno que era especialmente eficaz. Se convirtió en alguien cercano y valorado. Sin embargo, esta persona, a quien todos conocían como “Lucas” era un militar infiltrado.

Poco tiempo después fue el mismo Lucas quien abordó a José Cuesta en una calle bogotana y lo obligó a subir a un automóvil, amenazándolo con un arma de fuego. Lo llevaron al “Batallón Charry Solano” y allí lo sometieron a terribles torturas. Por ese entonces el M-19 tenía secuestrado a Álvaro Gómez Hurtado, un poderoso líder conservador. Entonces la dirigencia del grupo guerrillero negoció la libertad de José Cuesta, a cambio de la de Gómez Hurtado.

Sobreponiéndose a la brutal huella que dejó ese episodio en su vida, José Cuesta denunció los hechos, que fueron catalogados como “secuestro simple” y nunca se han investigado a fondo. Señaló al Estado colombiano como responsable de lo sucedido. El propio “Lucas”, que en realidad era el Sargento Bernardo Garzón, declaró ante la Procuraduría que el autor intelectual de los hechos había sido el coronel Iván Ramírez.

De la bruma y la sombra a la política

Luego de que el M-19 depusiera las armas y se transformara en un partido político legal, José Cuesta comenzó a desarrollar una intensa actividad política y proselitista. Participó en el diseño y promoción de la Constitución Política de 1991. Fue secretario de la Red Nacional de Beneficiarios de la Tutela. Buena parte de su lucha ha hecho uso de ese instrumento democrático. De hecho, Cuesta se refiera a ella como “Santa Tutela” y luego agrega “Patrona de los descamisados”.

Con la llegada de Gustavo Petro al Congreso, José Cuesta se convirtió en uno de sus asesores. Los dos han sido siempre muy cercanos. A Cuesta lo llaman “el escudero de Petro”, principalmente porque quizás fue él quien con mayor ahínco lideró el movimiento que impidió la destitución definitiva de Petro cuando era alcalde de Bogotá.

Cuesta también ha liderado un curioso movimiento que se llama “Besos por Bogotá”. El principal objetivo ha sido el de promover la reapertura del Hospital San Juan de Dios, el centro de salud en donde el famoso médico Manuel Elkin Patarroyo desarrolló su primera   versión de la vacuna contra la malaria. Así mismo, José Cuesta ha liderado la defensa de la Reserva Van Der Hammen, un colosal reservorio ecológico que algunos sectores quieren urbanizar. Dice, precisamente, que quiere llegar al Congreso para evitar que esto ocurra. Tiene grandes probabilidades de lograrlo.

(Fotos: Twitter/Jose Cuesta)

0 Comments
Compartir

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Al usar este sitio web usted acepta la implementación de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar