Opinión

Chile y el litio en manos de los herederos de Pinochet

chile-y-el-litio-en-manos-de-los-herederos-de-pinochet

Al litio se le ha bautizado como el nuevo “oro blanco”. Se trata de un componente fundamental para las baterías eléctricas. Se emplea en automóviles eléctricos y dispositivos como celulares y computadoras portátiles. La demanda de este elemento ha aumentado significativamente y se espera que se duplique hacia el año 2025.

Es posible que Chile posea la mayor reserva mundial de litio en el mundo. Estaría en las profundidades del Salar de Atacama. Este, junto con los salares de Bolivia y de Argentina, conforman lo que se ha dado en llamar “El triángulo del litio”.

A comienzos de 2018 se firmó un convenio entre Organización Chilena para el Desarrollo Económico (CORFO) y la empresa química SQM para la explotación del litio en 2030. Varios sindicatos y estudiantes, agrupados en la iniciativa “Litio para Chile”, se oponen a ese acuerdo. Una de las razones que los motivan es el hecho de que Julio Ponce Lerou, hijo del dictador Augusto Pinochet, es el principal accionista de SQM.

El reclamo de “Litio para Chile”

El grupo “Litio para Chile” rechaza decididamente al acuerdo celebrado. En primer lugar, por la razón anotada. El heredero de Pinochet es el principal beneficiado con el trato. Es de recordar que la empresa SQM, de la cual es el principal accionista, era una empresa estatal. Durante la dictadura fue privatizada y quedó básicamente en manos de la familia Pinochet.

El presidente de la iniciativa “Litio para Chile” es Miguel Soto. Su objetivo principal es que la empresa SQM vuelva a manos del Estado. No se declaran en contra de la participación privada, pero estiman que la explotación de litio debe estar fundamentalmente en manos de los chilenos.

Otro aspecto problemático es que en la zona de Atacama habitan varios pueblos indígenas. Estos no han sido consultados sobre la conveniencia de la explotación de litio en su territorio. Esto es, ciertamente, poco democrático. Sobre todo si se toma en cuenta que este proyecto minero podría afectar su hábitat de manera significativa.

Preocupación por el medio ambiente

Uno de los problemas de las extracciones mineras es que suelen causar graves daños al medio ambiente. El litio, por ejemplo, demanda enormes cantidades de agua para su extracción. Se obtiene mediante un complejo proceso de evaporación.

El método tradicional es el de bombear agua subterránea hacia unas grandes piscinas. El sol, que es muy intenso en la zona desértica, evapora el agua y esto conduce a que las sales se asienten. Luego se aplica un proceso químico y esas salmueras se convierten en carbonato de litio.

Según organizaciones chilenas, el agua subterránea está descendiendo preocupantemente en la región de Atacama. Se ha evidenciado que los cursos fluviales y los humedales se están desecando. También han aumentado los niveles de contaminación de aguas y suelos. Esto afecta al ecosistema de la zona, en su conjunto.

No hay estudios sobre el impacto ambiental

Una de las mayores preocupaciones de varios sectores de Chile es el hecho de que no existan investigaciones sobre el impacto ambiental de la explotación de litio. Como ya se dijo, se sabe que demanda enormes cantidades de agua para el proceso y que esta es irrecuperable. Pero no se conoce qué otras consecuencias podrían derivarse de esto.

Por eso los expertos ambientalistas han urgido al gobierno para que se realicen investigaciones y pruebas, antes de continuar con los planes. Particularmente, señalan que es indispensable medir de una forma más precisa el impacto hídrico y sus efectos sobre la flora y la fauna locales.

El llamado que hacen no es a eliminar la extracción de litio, sino a reglamentarla de una manera responsable con el medio ambiente. También a darle participación a las comunidades originarias de la región en las decisiones.

Un negocio con riesgos

A todo lo anterior se suma la inquietud frente a las verdaderas potencialidades del negocio del litio. Se ha comprobado que este material, bajo ciertas condiciones, genera explosiones. Por lo tanto, no se descarta que en un futuro próximo sea sustituido por un componente más seguro.

Así mismo, algunos sectores de chilenos abogan más bien por desarrollar la tecnología necesaria para hacer posible el reciclaje de las baterías de litio. Aseguran que ningún proceso de extracción minera es sustentable y que de nada vale un negocio que, a la larga, podría traer más problemas que beneficios.

Por lo pronto, en la actualidad el litio es uno de los negocios más rentables del mundo. Su valor ha crecido en los últimos años. Se estima que el planeta tiene unas reservas de alrededor de 13 millones de toneladas de litio. Chile sería el dueño de alrededor de unos 7,5 millones de ese volumen. Podría ser el negocio del siglo para ellos, aun a un costo gravísimo para la vida.

(Fotos: Transporte total Chile, Wall Street International Magazine, No a la mina)

0 Comments
Compartir

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Al usar este sitio web usted acepta la implementación de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar